sábado, 4 de abril de 2009

Raúl Alfonsín


El 31 de Marzo del 2009 fallecía Raúl Alfonsín, y con su muerte se hace eterno todo lo que él representa. Es el principal exponente de esta joven democracia que comenzó en 1983, y es un ícono en la lucha contra el terrorismo de Estado y la defensa de los derechos humanos. Ocupó el sillón presidencial en uno de los momentos, sino el más, difícil de la historia Argentina. No bastaba con recuperar la democracia, había que hacer que ésta dure, que se vuelva a poder confiar en las instituciones, había que recobrar una hegemonía política y frenar la puja de poderes por el lado de las Fuerzas Armadas, y había que suturar las heridas que dejó el proceso en la sociedad y en la economía.
Una vez que las multitudes ya desfilaron por recoleta y que el golpe mediático pasó, se puede hablar con menos pasión y más objetivamente de lo que Raúl Alfonsín representa, y lo que la gestión Alfonsín representa. Los antecedentes a la recuperación de la democracia, más específicamente, el período 1955-1973, se caracterizó por la ausencia de una hegemonía política en cada gobierno de esos años, y por una constante puja de poderes entre el peronismo proscripto, el ejército, y los demás partidos. Con la vuelta de Juan Perón, hubo una corta consolidación hegemónica que fue disminuyendo con su muerte, hasta desaparecer el 24 de marzo de 1976, cuando las Fuerzas Armadas tomaron ilegítimamente el poder para combatir la subversión.
Hacia 1983, el golpe de Estado había dejado un saldo de 30.000 desaparecidos, una economía desvastada, una guerra celosamente librada y perdida, y en las calles una tensión social que solo la democracia podría desahogar, y ¡vaya que hubo desahogo! Una multitud, al igual que en recoleta, se reunió el 30 de Octubre de 1983 en plaza de Mayo para festejar la democracia, un triunfo parcial, porque la casa estaba aún muy desordenada.
La gestión Alfonsín tuvo al principio una admirable, única en Latinoamérica política de derechos humanos. El juicio a las juntas fue ejemplo en el mundo, y demostraba que Alfonsín era realmente un guapo, que tenía lo que hay que tener para hacer valer sus convicciones, cumplir con la justicia y las voluntades populares.
Decíamos anteriormente que la democracia era un triunfo parcial, había que hacer que dure para siempre, pero el momento histórico era muy complicado, la presión que ejercían las fuerzas armadas (hubo varios levantamientos armados contra el gobierno) era una amenaza constante a la democracia, y toda esa presión terminó en la sanción de las leyes de obediencia debida y punto final, un anticipo a los indultos de 1990. Por otra parte, hay que reconocer de Alfonsín un arduo trabajo en la recuperación de las instituciones, que hizo posible, por un lado comenzar el camino a la recuperación de una hegemonía política (que se va a hacer concreta con el gobierno de Carlos Menem), y por otro, que desde 1983 continuemos viviendo en democracia y que nunca más haya otro golpe de Estado en Argentina.
Por último, de la gestión Alfonsín hay que hablar de la hiperinflación de más del 20% mensual que afectó sobre todo el último tiempo de su presidencia. La misma se intentó combatir con las primeras medidas neoliberales (como el plan austral, el plan primavera), que luego, en la década de 1990 iban a vivir su momento de apogeo en Argentina y en toda Latinoamérica, con gran influencia del Consenso de Washington.
Sin duda que Raúl Alfonsín es una figura admirable de la política Argentina, por su honestidad y sus convicciones. Tampoco queda duda que es el máximo representante de esta joven democracia, algunos prefieren llamarlo el padre de la democracia moderna. Más allá de todo eso, la gestión Alfonsín es muy diferente a lo que él representa como figura pública y política. Tuvo grandes aciertos como su política de derechos humanos, que luego fueron algo aplacados por las leyes de obediencia debida y punto final, como también tuvo grandes fracasos como el plan austral, el plan primavera y el pacto de olivos.
Luego de la conmoción de estos días, creo que es importante destacar algunas cosas: repudio que en momentos como este aparezcan los oportunistas de siempre a hacer campaña política. Destaco el gesto de la Presidenta en hacer el homenaje en vida en Casa Rosada. Y destaco la gran cantidad de gente que asistió a la marcha, quiero creer en honor al momento histórico y a los valores por la democracia y los derechos humanos que Alfonsín representa, más que por sus años de gestión.
Por Bruno M. Bordonaba

6 comentarios:

  1. ¿qué hubiese sido de gobernar en condiciones no tan extremas?

    ResponderEliminar
  2. Después de la represión policial a las juventudes políticas en la manifestación del congreso contra las leyes de perdón a los milicos, no puedo más que conciderar a Alfonsín (junto a Menem, por supuesto, que también hizo lo suyo) como un traidor a las luchas populares y a la memoria de toda esa gente que cayó durante los años nefastos (que fueron bastántes más de treinta mil).-
    Parece que todo muerto es un héroe....
    En cuanto a las hegemonías políticas, supongo que te referís a gobiernos civiles solamente, no creo que no las haya habido, el gobierno de Frondizi fué bastánte sólido, y el del Dr. Illia fué impecable (no soy Radical, si lo estás pensando), pero en aquellos años la estabilidad en Latinoamérica era muy endeble, por cuanto los medios de comunicación no lograban en el gran público, especialmente en E.E.U.U., el impácto de hoy en día, lo que permitía a sus gobiernos, asociados con sectores militares y de intereses foráneos, efectuar cuanta tropelía se les antojaba por la zona.-
    No se puede negar que hizo lo suyo, pero tampoco que nos traicionó.-
    Eduardo

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante artículo. Coincido con vos y Eduardo en que un error gravísimo fue promulgar las Leyes de la Impunidad, aunque le reconozco enormemente sus logros (Plan Nacional de Alfabetización, Juicio a las Juntas, programas de industrialización, integración con América, intento de creación del "club de deudores") y me honro de haberlo despedido el miércoles y el jueves. En cuanto a la economía, sin dudas parte de culpa debe de haber tenido, pero no puede negarse que la hiperinflación no fue endémica de Argentina sino que azotó también a otros países de la región, como Brasil, que también vivió más o menos la misma "historieta" que nosotros, sólo que el Austral se llamó Cruzado.
    Saludos

    Patricio Iglesias

    ResponderEliminar
  4. Si no queremos olvidar, es bueno recordar que:
    1- El Congreso tenía mayoría justicialista.
    2- Las LEYES de obediencia debida y Punto Final (cuyo reciente fin fue apoyado por Alfonsín) son "leyes" porque las aprobó ese Congreso.
    3- Los defraudados que no lo votaron (extraña defraudación) que hoy están con este gobierno, comparten "Frente para la Victoria" con ALDO RICO.

    Después sí, desde luego, podemos criticarlo, ensalzarlo o ignorarlo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Saludos..

    Nuevas Entradas:
    Otro Desaparecido en Democracia

    Golpe de Realidad

    www.VerdadesQueMienten.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Otro tema:

    Mi absoluto respaldo a la presidente Cristina por reclamar la ofensa que representa para la nación argentina que el Presidente venezolano se haya reido burlonamente al indicar que de las "nacionalizaciones" que ha hecho y que tiene previstas NO AFECTARÁN A LAS EMPRESAS BRASILEÑAS (como sí lo harán a las argentinas, claro está). Pues es más que sabido que lo hace así porque fue a Brasil a pedir un préstamo, pero como Argentina no está en condiciones de darle nada, y más bien le debe "favores" al gobierno venezolano, entonces se siente con derecho a humillar así a la dignidad argentina y a raiz del reclamo justo de la Presidenta, viene a responder la cancillería venezolana de que "ERA UNA BROMA" como si la dignidad argentina estuviese para estar haciendo bromas.

    Así que le recuerdo a los argentinos que todo lo que el gobierno venezolano les ha dado , será cobrado hasta el último centavo, y si no lo hace con dinero, QUERRÁ HACERLO CON LA DIGNIDAD DE SU NACIÓN. Así que no se dejen engañar por quien se pone el ropaje de socialista sólo para ganar poder y relevancia sobre los vecinos a sabienda de que tiene un poder económico que se lo permite.

    ResponderEliminar